Art Natura

Reserva online

El castillo de la Rocha Forte: un viaje por la historia compostelana

22/01/2018

El castillo de la Rocha Forte situado en Conxo es una fortaleza medieval del siglo XII.

Muy cerca del centro de Santiago de Compostela, se encuentran los restos de lo que en su día fue el castillo medieval más significativo de la capital gallega. Hoy en día, este yacimiento arqueológico, es lo que queda de lo que en su momento fue una de las mayores rebeliones y símbolo de la opresión feudal sobre los campesinos.

La fortaleza se encuentra situada en la zona de Conxo, dentro del municipio de Santiago de Compostela. Está situado al lado de la vía del ferrocarril, motivo por el cual fueron descubiertas estas ruinas. En el año 2001 se empiezan las campañas arqueológicas con el objetivo principal de recuperar el entorno otorgándole medidas de protección como la creación de un Parque Arqueológico o su nombramiento como Bien de Interés Cultural.

El castillo de la Rocha Forte fue concebido como la proyección exterior de la catedral de Santiago. Se trataba de una construcción defensiva de lo que era el poder real de la ciudad: clero, administración y militares; todo concentrado en los arzobispos de Compostela. Este castillo también sirvió de refugio a los arzobispos de la ciudad, en un momento en el que los levantamientos sociales estaban a la orden del día.

Es curioso, pues la mayoría de los castillos medievales se encuentran situados en una posición en la que predomina la altura (posición de mayor vigilancia defensiva ante posibles ataques), pero este castillo se construye a la orilla del río al fondo del valle. Esta estrategia de construcción se debe a que, de esta manera, el castillo funcionaría como un punto de control del camino hacia el mar y un punto de defensa muy importante ante las invasiones a través del río Ulla y la ría de Arousa.

El castillo fue construido en la mitad del siglo XII por orden del clero, serviría de residencia arzobispal. Ya desde sus inicios, la fortaleza vivió enfrentamientos entre el clero y los burgueses, que en este primer momento se levantaron pues no querían depender de la iglesia, sino de la corona. En una de esas revueltas el castillo fue incendiado, y posteriormente reconstruido. Con el paso del tiempo, se fueron forjando leyendas oscuras alrededor de esta zona por lo que este lugar ese convirtió en un sitio odiado y a la vez temido por los habitantes de la zona.

Ya a finales del siglo XV este castillo fue totalmente derribado en la llamada Revolta dos irmandiños*. Los ciudadanos, cansados del abuso de poder del feudo, derribaron el castillo y con él el símbolo de ese poder que los oprimía. Fue una de las luchas más grandes del siglo XV y, después de esto, el castillo nunca fue reconstruido. Algunos restos de sus piedras fueron utilizadas para otras construcciones, como la de la Catedral de Santiago.

Desde Art Natura os invitamos a conocer un poco más de la historia compostelana a través de un paseo por esta fortaleza medieval. Existen visitas guiadas y gratuitas, previa inscripción. Más información en el siguiente enlace http://www.santiagoturismo.com/axenda-cultural/visitas-guiadas-al-castillo-de-a-rocha-forte

 

 

 

 

*Esta revuelta social se originó en Galicia en 1467 por una situación de gran conflicto social en la que imperaban el hambre, las epidemias y los constantes abusos de poder por parte de la nobleza gallega. A esta situación de conflicto social, se le une el problema político de la guerra civil en Castilla. Surge de esta manera 'A Santa Irmandade', que encabeza la revuelta como contestación al malestar del pueblo producido por los abusos de los nobles de las fortalezas. Este movimiento tiene gran auge en la época por la existencia de una suerte de mentalidad justiciera y antiseñorial, propia de la sociedad gallega medieval, que rechaza las injusticias cometidas por los señores. Se calcula que los 'irmandiños' destrozaron alrededor de 130 castillos y fortalezas durante los dos años que duró esta revuelta. Este conflicto acabará en 1469, con la derrota de los 'irmandiños' por parte de las tropas feudales.

 

 

 

 

 

Comentarios